jueves, agosto 24, 2006

UN DIA DE TRANQUILIDAD........

Hace tres meses , con ocasión del Día de la Madre, publiqué un post que -la verdad- no había sido escrito para tal fin.

Se trataba de una íntima carta que quise enviar en señal de gratitud a Mamarita, la señora que ha cuidado de mis padres durante mis años de ausencia. Para suerte mía, su regalo le encantó, y con eso me hubiera dado por recontra bien servido.

Pero -a partir de aquel post- más cosas buenas ocurrieron y, entre ellas, una francamente extraordinaria: como un pequeño ejército que surgiera, por generación espontánea, de la nada, aparecieron un montón de amigos desconocidos formando voluntaria fila en mi buzón de mensajes : betoortiz_ @hotmail.com

En 19 años de periodismo, nunca me había ocurrido algo así. Quizás muchos de los que leyeron ese post se reconocieron en alguna línea (que es lo mejor que puede ocurrir en la vida de un escritor) y no pudieron evitar ceder a la tentación de mandar sus cartas: generosas, confesionales, tremendas, o suspicaces pero todas, sin excepción, providenciales.

Hoy he querido compartir este milagrito modesto porque creo -francamente- que el rol de heraldos del Apocalipsis se vuelve cada día más cansón. Y porque no hay derecho a que la voz cantante la lleven siempre los mismos. ¿Sí o no? Busquen un sillón cómodo y léanse, causitas.

Para quiénes no han leido " La carta a Mamarita " , lo volveré a publicar, en éste modestísimo blog )

El post de hoy, lo hicieron Ustedes :

Es la primera vez que le escribo a alguien que no conozco y también la primera vez que escribo una carta a un diario. Compré el Perú.21 de hoy y, como todos los domingos, esperé hasta estar tirado en mi cama para leerlo.

Todo iba bien hasta que llegué a tu columna. 'Ta que me cagaste. En serio. Perdí a mi madre hace casi 16 años cuando era aún un huevas tristes en la secundaria. Quizás por eso o por la obtusa crianza que tuve como testigo de Jehová, fechas como esta pasaban sin pena ni gloria en mis almanaques.

Decirle "feliz Navidad" a alguien era lo mismo que preguntarle qué hora era. Solo la celebración del Día de la Madre me dejaba extrañamente inquieto. Tu columna de hoy me produjo una conmoción nueva, de esas imposibles de ubicar porque no sabes ni dónde te duele. Casi no pude terminar de leerte, pues mis lagrimones estuvieron a punto de perforar la página del diario. Gracias man, aunque solo sea por haberme hecho llorar como un niño.

Cristóbal

No me caes bien. Me pareces un hombre superfluo, engreído y excesivamente irónico, pero después de tu artículo de hoy, casi estoy dispuesto a perdonarte.
Ethelwoldo
Ica

Solo quiero pedirte que seas feliz y que aproveches cada momento al lado de tus viejos, llena tu corazón de cada pequeño detalle para que, de repente, cualquiera de estas noches los engarces y hagas con ellos un rosario o los conviertas, simplemente, en una almohada para, sobre ella, dejar descansar un poco esta vida que, a veces, pesa.

Carmela

Me has sorprendido bastante al contar que alguna vez fuiste voluntario en un hospital. Eso de dedicar energías y tiempo -y de perder dinero- sumergido anónimamente en un espacio desgraciado y pobre, podría parecer lo más alejado a lo que vendes de ti mismo, y sin embargo ahí está.

Me parece sumamente interesante, y no solo porque se trate de ti, creo que también de mí y quizás de otras gentes que se diseñan para afuera de una forma que no condice necesariamente con lo que pasa por dentro. ¿O es que se quiere purgar culpas? ¿O simplemente, hacer el bien sin mirar a quien? Es raro, mi estimado, todo es raro. El bien siempre tiene trastienda pero eso no importa si nadie lo sabe.

Rafael

Soy una mujer de 54 años, tengo el hábito de la lectura y aunque últimamente ya no me apetece comprar el diario , pero hoy lo compré.

Tu columna me llegó muy profundamente porque mi suegro tiene el mal de Parkinson, y su esposa, demencia con sordera. Mi madre, artrosis de cadera y, en fin... los familiares nos turnamos para cuidarlos.

A mí, particularmente, me gusta hacerles masajes con crema o aceites en las piernas y los pies, recortar y limar uñas, pasearlos en sus sillas de ruedas y leerles algo cuando están lúcidos o sencillamente sumergirme en sus momentos de locura y confundirme con sus recuerdos más antiguos como si yo también hubiera vivido cuando ellos eran jóvenes. ¿Sabes qué? No lo tomes como un tormento porque no lo es; es una tarea deliciosa. Pero quiero que sepas, desde ya, que puedes contar conmigo.

Si en algún momento tu Mamarita necesita un descanso, te ofrezco mis manos.

Clemencia

Debo decirte que estoy un poco molesto contigo, pues no me gusta empezar el día llorando pero, gracias de todas maneras, por haberme permitido darme cuenta de muchas cosas importantes que estaba dejando pasar con los días.

Wilfredo

Leyéndote he caído en la cuenta de que hace como un mes que no hablo con mi padre. No importa qué día estemos, hoy voy a llamarlo sin falta.

Martín

Te escribo desde el Callao para decirte que es de valientes reconocer, públicamente, los errores y los desamores y que me alegra saber que has tenido la oportunidad de compartir con tus viejitos esos momentos irrepetibles en la vida. Yo soy muy creyente y le agradezco a Dios por haberte dado esa oportunidad de mirarse a los ojos y de aceptar el silencio.Gioconda.
Hoy te leí y pude ver mi futuro allí escrito.

Pilar

Es lunes y son las 11 de la mañana en el Perú. Recién estoy leyendo los periódicos del domingo. Ayer fue un día de emociones encontradas, y por lo mismo, muy ocupado. Mi mamá tiene 95 años (soy hija, madre y abuela) y aunque mentalmente está bien, también hay que hacerle todo, pues su movilidad es casi nula.

Pero no te he escrito para contarte la vida de mi mamá, sino para decirte que leí tu carta a mi tocaya. Muchas veces pensé que tus escritos eran idiotas y me preguntaba por qué tú mismo te maltratabas tanto escribiendo y haciendo idioteces si no tenías por qué. Es una pena que tu mami no pueda leer tu carta, pues en ella desnudas tus verdaderos sentimientos. Es obvio que los otros, los que muestras en la televisión cuando haces de payaso, no son verdaderos.

Deseo que pronto cambien las cosas en el Perú y que así, al fin, puedas regresar.
Rita

Gracias a todos ustedes.

1 Comments:

At 4:45 p. m., Blogger ricardo said...

escribi un comentario con una propues ta http://ricardo-circunstancia.blogspot.com:"Señor:Beto Ortiz,es extraordinario,pero me parece necesario..."y tratando de enviarla a usted termine creando otra cosa mi blog,pero como jamas antes he creado un blog estoy algo perdido en estas tareas a veces encuentro la salida su correo electronico en hotmail me servira mas adelante. chau

 

Publicar un comentario

<< Home